16.3.11

Tres han de ser

Eiquí tendes o último libro de Durabuc editado por OQO e deliciosamente debuxado por Fátima Alonso.
Teño que admitir que cando o lin, volvín lelo. Potra vez. Ademáis de por que me gustou, necesitaba eu saber si de verdade poñía o que eu viña de ler.
E así era.
Porque lembrei o conto tradicional de Los tres maridos e, efectivamente o que fai o autor é adialo, refrescalo e facelo máis actual pero sen tocar a esencia do conto de tradición oral que no seu momento recolleu e plasmou en Cuentos, a escritora Fernán Caballero.

Ten tódolos compoñentes da literatura fantástica tradicional: o número tres, as probas, os personaxes bondadosos que colaboran co heroe, os obxectos máxicos, a resurrección...
... e o triunfo final do desexo da protagonista!
Persoalmente, encántanme as historias sen concesións a almibares e dulzores varios. As versións descafeinadas que acaban perdendo todo o sentido da historia primitiva consiguen ser moi correctas. Pero teñen un pequeno problema: non din nada, non ensinan nada. Perden así toda a súa carga de iniciación e aprendizaxe.
Non esquecemos que a literatura foi sempre a gran aliada da educación e baixo esa luz medraron e transmitíronse de xeración en xeración os contos tradicionais.

Por eso me gusta este libro: porque estou segura de que vai ser lido, contado, escoitado... mil veces.
Tamén para maiores porque, coma decote, hai diferentes niveis de lectura e os maiores veremos os mitos de Ícaro, Lázaro e Fausto.

Un libro que fala de liberdade individual, da forza dos desexos, de escoller libremente e de respecto á diferencia. Case nada!

Xa o temos na biblio á vosa disposición.

4 comentarios:

Gonzalo («Darabuc») dijo...

Moitas gracias!

Me daba respeto enfrentarme con este cuento. Creo que es fácil patinar por esa senda, o al menos yo la recorrí con inseguridad. Hay varios momentos en los que al cambiar una sola palabra cambiaba toda una serie de connotaciones. Pero a la vez, tenía muchas ganas de encontrar un modo de contarlo. Además me interesaba el personaje de la madre hoy. Ya no vale desautorizar o desacreditar de un golpe las decisiones que nadie nos ha enseñado a comprender, lo que en la tradición representa el padre como figura de autoridad indiscutible. Desde el punto de vista de la hija hay una ruptura porque así se siente que debe ser, pero ¿desde el punto de vista de la madre, qué queda, qué se hace? Esas eran la clase de preguntas que a mí me hacía el cuento.

De nuevo, gracias

olga dijo...

Gracias a ti, Gonzalo.
Esta reflexión que hace, viniendo de ti que eres "el padre de la criatura" tiene mucho más valor.
Releeremos el cuento con esta reflexión en las gafas.
Vuelve por esta nuestra casa cuando quieras.

Gonzalo («Darabuc») dijo...

Pues yo me llevaré la reseña al blog de mis libros, con toda la ilusión del mundo, si me lo permitís.

Sobre el tema de las madres, ahí, aunque escondida, está también la dedicatoria. En cierta manera, el cuento se abre con madres, las de la dedicatoria, y se cierra con madres, la de Sol.

Por cierto que debo preguntaros una cosa, sobre la que no sé si ando confundido. ¿Te importa escribir a mi correo de gmail.com? Darabuc @ gm...

Apertas,

olga dijo...

Oído, cociña!!!